Apendicitis

Escrito por medilar2018 19-05-2018 en apendicitis. Comentarios (0)

Apendicitis

La apendicitis es la inflamación del apéndice, un tubo cerrado de tejido que se encuentra unido al intestino largo en la parte inferior derecha del abdomen. La inflamación puede ocurrir cuando el apéndice se infecta o bloquea con heces, con objetos foráneos o con un tumor. Su doctor podría utilizar un ultrasonido abdominal o pélvico, una TC de abdomen y pelvis, una RMN de la pelvis, o una radiografía para evaluar su condición. El tratamiento más común para la apendicitis es la extirpación quirúrgica del apéndice. Si el apéndice se rompe y crea un absceso, su doctor podría 

recomendar un drenaje percutáneo del absceso para extraer de su cuerpo el líquido infectado.

Es una condición causada por la inflamación del apendice. El apéndice es un tubo sin salida (cerrado en un extremo) de tejido adosado al intestino grueso, en la parte inferior derecha del abdomen.

Cuando el apéndice se infecta o bloquea, se produce inflamación. Los bloqueos pueden ser causados por:

  • materia fecal
  • cuerpos extraños (objetos o sustancias que han sido introducidos desde afuera)
  • un tumor

Un síntoma temprano de la apendicitis es el dolor, por lo general en el centro del abdomen, pero algunas veces en el costado derecho. El dolor puede ser difuso al comienzo, pero se puede volver más agudo y severo. Otros síntomas que acompañan el dolor pueden ser fiebre leve (por encima de los valores normales pero menor a 100°), vómitos o náuseas.

 Algunos individuos, en particular los niños, pierden el apetito.

A medida que la condición progresa, por lo general, se siente un dolor muy severo en la parte inferior derecha del abdomen.

A medida que el apéndice continúa inflamándose, los síntomas pueden incluir:

  • dolor agudo o que empeora, o punzadas en el abdomen, recto o espalda
  • hinchazón o sensibilidad del abdomen
  • náuseas o vómitos severos
  • fiebre alta (más de 100°)
  • diarrea o estreñimiento
  • incapacidad para eliminar el gas

La apendicitis puede ser difícil de diagnosticar porque existen otras condiciones que causan síntomas similares. No todos los que tienen apendicitis exhiben todos estos síntomas. Si usted tiene cualquiera de estos síntomas, particularmente dolor abdominal que continúa y empeora, contacte inmediatamente a su médico.

Los 10 signos y síntomas de apendicitis más comunes son los siguientes:

  • Dolor abdominal.
  • Rigidez de la pared del abdomen.
  • Mareos.
  • Vómitos.
  • Pérdida del apetito.
  • Fiebre.
  • Diarrea
  • Estreñimiento.
  • Distensión abdominal.
  • Leucocitosis (aumento del número de leucocitos en el hemograma).

Ni todos los signos y síntomas mencionados están necesariamente presentes en pacientes con apendicitis aguda. De hecho, algunos de ellos, tales como diarrea, estreñimiento o distensión

abdominal, se presentan en menos de la mitad de los casos.


DOLOR ABDOMINAL

Este patrón de dolor mal localizado alrededor del ombligo, que en cuestión de horas migra al cuadrante inferior derecho del abdomen, quedándose restringida a un determinado punto, es el síntoma más típico de la apendicitis, que ocurre en más del 60% de los casos. Cada vez que un médico se encuentra con un paciente con este tipo de dolor abdominal, debe priorizar la hipótesis de apendicitis.


Tratamiento

La apendicitis se trata extirpando el apéndice inflamado mediante una apendicectomía. Los cirujanos pueden hacer una incisión tradicional en el abdomen o bien utilizar un pequeño instrumento quirúrgico (un laparoscopio) que permite hacer un orificio bastante menor en el abdomen. Una apendicectomía suele requerir de dos a tres días de internación hospitalaria.

Antes y después de la intervención quirúrgica, la administración de líquidos y de antibióticos por vía intravenosa (VI) ayudará a prevenir posibles complicaciones y a reducir el riesgo de que la herida se infecte tras la intervención. En caso necesario, su hijo también recibirá analgésicos. 

Si un apéndice infectado revienta, también se deberá extirpar quirúrgicamente. Este tipo de intervención podría requerir internación más prolongado para que los antibióticos puedan eliminar todas las bacterias que se hayan extendido por el cuerpo del niño.


Laparoscopia

En la parte inferior derecha del abdomen hay una pequeña estructura ciega al final del tubo intestinal llamada apéndice. A la inflamación del apéndice se le llama apendicitis y generalmente su aparición es aguda. La apendicitis es más frecuente en niños y adultos jóvenes. La mayoría de los casos requiere cirugía de urgencia para evitar la rotura del apéndice en el abdomen. Durante la operación, llamada apendicectomía, el apéndice inflamado se extrae quirúrgicamente. El abordaje quirúrgico tradicional incluye una incisión pequeña (cerca de 5 cm o 2 pulgadas) en la pared abdominal inferior derecha. Alternativamente, es posible realizar la operación por laparoscopia. Esta operación, llamada apendicectomía laparoscópica, requiere de tres incisiones muy pequeñas (cada una de cerca de 1 cm o 0,5 pulgadas). El cirujano introduce entonces una cámara y algunos instrumentos en el abdomen y extrae el apéndice como en la operación convencional.

Esta revisión analizó 67 estudios clínicos en los que la técnica quirúrgica (abierta convencional o laparoscópica) para cada paciente se determinó por azar. La mayoría de los estudios fueron realizados en adultos, pero también hubo siete estudios en niños. Las ventajas principales de la apendicectomía laparoscópica sobre la convencional fueron la reducción del riesgo de infección de la herida, del dolor posoperatorio y de la estancia hospitalaria (-1 día), y un retorno más rápido a las actividades normales. Como desventajas de la apendicectomía laparoscópica, se identificaron una mayor duración de la operación (+10 minutos) y una tasa más alta de abscesos intraabdominales. Los resultados en los niños fueron similares a los observados en adultos. Un beneficio adicional del enfoque laparoscópico es la posibilidad de inspeccionar el interior del abdomen. Especialmente en las mujeres en edad reproductiva, en las que muchas otras condiciones pueden imitar la apendicitis, la laparoscopia reduce el riesgo de una apendicectomía innecesaria.

En resumen, la cirugía laparoscópica en pacientes con sospecha de apendicitis presenta ventajas diagnósticas y terapéuticas en comparación con la cirugía convencional. Sin embargo, la apendicectomía convencional no se debe considerar "incorrecta" debido a que las diferencias entre las dos técnicas son bastante pequeñas y dependen firmemente de las características de los pacientes y la pericia de los cirujanos.

https://www.youtube.com/watch?v=KtNH4_TQkgc laparoscopia grabada por una microcamara